LA NOCHE DE LOS VISONES PDF

Todas lo amaban y todas eran sus amantes secretas. Y dijo que iba a matar veinte pavos para que las locas se hartaran y no salieran pelando. No te digo. Pero estas locas rotas son tan hambrientas, no dejaron nada, se lo comieron todo. Como si viniera una guerra. Al correr la farra con nuevas botellas de pisco y garrafas de vino que mandaron a comprar las regias, los matices sociales se confundieron en brindis, abrazos y calenturas desplegadas por el patio engalanado con globos y serpentinas.

Author:Mushura Mijinn
Country:Fiji
Language:English (Spanish)
Genre:Finance
Published (Last):26 November 2014
Pages:60
PDF File Size:18.93 Mb
ePub File Size:19.77 Mb
ISBN:493-3-70656-587-3
Downloads:52952
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Mill



Localice en este documento Resumen: En "La noche de los visones", "La Regine de Aluminios el Mono", "La muerte de Madonna" y "El ъltimo beso de Loba Lamar", las cuatro crуnicas que conforman la primera parte del libro Loco afбn: crуnicas de sidario, el narrador reconstruye las historias individuales de compaсeras que sufrieron la represiуn de la dictadura y murieron de SIDA.

Lemebel ofrece un texto ъnico en su capacidad de mezclar la carcajada con la mueca post-mortis, el goce con el dolor. El virus ataca, fragmenta, mata a los personajes, pero no aniquila el deseo de vivir intensamente la celebraciуn de un cuerpo construido para y por el goce.

De esa fiesta sуlo existe una foto, un cartуn deslavado donde reaparecen los rostros colizas lejanamente expuestos a la mirada presente.

La foto no es buena, pero salta a la vista la militancia sexual del grupo que la compone. Enmarcados en la distancia, sus bocas son risas extinguidas, ecos de gestos congelados por el flash del ъltimo brindis. Frases, dichos, muecas y conchazos cuelgan del labio a punto de caer, a punto de soltar la ironнa en el veneno de sus besos.

Es la ъltima fiesta travesti antes de la llegada de la dictadura y de la invasiуn de "la plaga" [1], y se la representa como un cuadro de fбbula encantada. En esta crуnica titulada "La noche de los visones", el narrador atraviesa las fronteras de la imagen y, aprovechando la atemporalidad de la representaciуn fotogrбfica, recupera personajes ya desaparecidos y revive su goce festivo.

Este primer texto de Loco afбn reъne la nostalgia del ъltimo aсo del gobierno de Salvador Allende, la furia de los aсos de la dictadura que lo sucediу y la desesperanza e incertidumbre de los aсos noventa. Tanto en la foto como en la narrativa, la euforia colorida del pasado se funde con la oscuridad de una йpoca que desmoronу la ilusiуn de la comunidad travesti por ser parte del proyecto nacional.

El narrador comienza su trayectoria con episodios de aquella noche de , se detiene en el documento visual y revive gestos congelados de los travestis invitados a la fiesta. Darle voz a los que fueron silenciados es un clamor por fundar un territorio para futuras generaciones que, como dice Lemebel, "van a nacer con una alita rota" "Manifiesto", En "La noche de los visones", "La Regine de Aluminios el Mono", "La muerte de Madonna" y "El ъltimo beso de Loba Lamar", las cuatro crуnicas que conforman la primera parte del libro [2], el narrador reconstruye las historias individuales de compaсeras que sufrieron la represiуn de la dictadura y murieron de SIDA.

Contra las expectativas de un lector preparado para encontrarse con narrativas marcadas por el dolor y la tragedia de la enfermedad, Lemebel ofrece un texto ъnico en su capacidad de mezclar la carcajada con la mueca post-mortis, el goce con el dolor. Relacionando constantemente el texto con el contexto, el narrador fusiona el йxtasis de la fiesta travesti con la tragedia del SIDA: los sнntomas de la enfermedad se convierten en vestuario, el cuerpo pбlido y enfermo en monumento estйtico, la medicina en bebida embriagadora.

El despliegue del cuerpo como espectбculo, todavнa distinguible en la fotografнa gastada por los aсos, adquiere vida en el texto narrativo que no sуlo recuerda sino que construye la utopнa de un tiempo mejor. La experiencia del personaje travesti en las crуnicas de Loco afбn es reinventada y recreada de tal forma que la memoria y la imaginaciуn se convierten en motores fundamentales para la escritura.

La escritura del pasado no es simplemente una recapitulaciуn, es una metamorfosis de la experiencia a travйs de la renovaciуn de elementos que hicieron parte de la vida travesti antes del SIDA.

El narrador recuerda el goce, suspendiendo el dolor y en ocasiones mezclando ambos sentimientos en un lenguaje irуnico que denuncia la doble marginalidad de este personaje: la pobreza y la homosexualidad. Cuerpos enfermos fragmentados se funden y se confunden con el ideal estйtico que trazan los personajes hasta el momento de la muerte.

La mбscara es un elemento esencial para lograr esta convivencia entre la terrible realidad y la fantasнa catбrtica. Me refiero no sуlo al artificio del maquillaje y del vestuario, sino tambiйn a la palabra del texto que encubre y embellece. En Loco Afбn: crуnicas de sidario "the body performing and the ideal performed appear indistinguishable" Butler, La mбscara camufla el rostro, lo oculta o lo re crea en una imagen "otra". Es disfraz que permite imitar temporalmente un gesto soсado, es manto que oculta y protege al individuo, y es tambiйn suplemento del guerrero que ataca sin ser reconocido por el enemigo.

La funciуn de este objeto de mimesis depende de la intencionalidad del sujeto que la porta. El uso de la mбscara en estas crуnicas no se presenta como un acto temporal: es la representaciуn de una diferencia percibida desde antes de la transformaciуn y es asн la expresiуn de una "verdad" propia.

El proyecto en estas narrativas consiste en inventar un cuerpo atemporal, en constante pugna con el imperativo masculino. Marjorie Garber se refiere asн a la relaciуn que establece el travesti entre lo existencial y lo estйtico: "The figure of the transvestite in fact opens up the whole question of the relationship of the aesthetic to the existential. This, indeed, is part of its considerable power to disrupt, its transgressive force.

Ven el SIDA como una razуn mбs para continuar la lucha diaria, para agregar otra capa al maquillaje y echarle al cuerpo mбs trapos que le sirvan como prolongaciуn de la vida y de la celebraciуn. Los travestis luchan contra el virus, rescatan el ъltimo suspiro y lo vuelven a transformar en vida. La enfermedad, aunque sea percibida como interrupciуn, constituye tambiйn una motivaciуn para continuar reinventбndose.

El cuerpo del travesti en Loco afбn sobrevive al SIDA y a la dictadura chilena, sosteniendo el espectбculo estйtico inclusive mбs allб de la muerte.

La fiesta del burdel o de la calle es el locus donde es posible ubicar el artificio que repite gestos de belleza, de juventud. En el momento final, el narrador de las crуnicas o los personajes de la comunidad travesti se comprometen en la tarea de reconstruir el cadбver para perpetuar el simulacro. Esta escritura de la enfermedad que evoca la vitalidad del cuerpo representa el ъltimo acto de travestismo.

La ceremonia, como un concepto que incluye tanto el acto celebratorio de la vida como la solemnidad de la muerte, es ъtil para analizar las estrategias narrativas de algunas de las crуnicas de Loco afбn.

Me concentro en dos momentos especнficos repetidos en la construcciуn de las historias: el ritual de la fiesta que nunca debe culminar y el de la muerte que debe trascender la fealdad y el sufrimiento.

Antes de revisar el acto pъblico de la ceremonia, me interesa enfocarme en el acto privado de la preparaciуn del cuerpo para la celebraciуn.

El acto privado de la preparaciуn del cuerpo estб presente en las crуnicas de la segunda parte del texto, "Llovнa y nevaba fuera y dentro de mн", donde el narrador revela momentos нntimos en los que se adquieren nuevas seсas de identidad. Cada uno de estos fragmentos, contaminado por la presencia de la enfermedad mortal, obliga al personaje a establecer un nuevo pacto consigo mismo y con su comunidad.

Para el estudio de la trayectoria evolutiva que vive y sufre el personaje de las crуnicas me interesa el concepto de sous rature que introduce Jacques Derrida en Of Gramatology. En el prуlogo del texto traducido al inglйs, Gayatri Spivak explica asн la prбctica de sous rature: "this is to write a word, cross it out, and then print word and deletion. Since the word is innacurate, it is crossed out. Since it is necessary, it remains legible " Spivak,xvi. Aunque el tйrmino se aplica a un anбlisis puramente lingьнstico, lo uso en este ensayo para referirme a las diferentes tachaduras que exige el proceso de mutaciуn del travesti.

En las crуnicas de Lemebel el acto de tachar no sуlo es estrategia para cambiar el cuerpo del personaje, sino tambiйn para narrar la experiencia amarga del travesti contagiado de SIDA.

Se tachan el pene y el nombre masculino -dos sнmbolos de la hombrнa- y del mismo modo, se tacha la enfermedad y el dolor. No obstante, el nuevo croquis corporal, el nuevo apelativo y el lenguaje transvestido de fiesta no consiguen ocultar el signo tachado. El goce superpuesto al sufrimiento y al deterioro fнsico en las narrativas de Pedro Lemebel resalta el dolor oculto, produciendo asн un efecto mucho mбs fuerte en el lector.

Me refiero a partir de este momento a la trayectoria del personaje en las crуnicas como una trans formaciуn [3]. En cada una de las etapas narradas en las crуnicas se percibe la formaciуn de un nuevo sujeto y la borradura de algo previo.

La ausencia de esa presencia anterior resalta en la medida en que es tachada y aquello que fue ya no es ni volverб a ser lo mismo: "The structure of the sign is determined by the trace or track of that other which is forever absent.

This other is of course never to be found in its full being" Spivak, xvii. La trans formaciуn del cuerpo es posterior a un largo y difнcil proceso inaugurado con la tachadura del nombre. En "Los mil nombres de Marнa Camaleуn", Lemebel escoge a "Marнa Camaleуn", como un nombre genйrico que incluye a todos sus personajes, logrando asн una simbiosis entre el nombre femenino "Marнa", sobrepuesto al masculino, y "Camaleуn", apelativo simbуlico alusivo a la serie de nombres que identificarбn al travesti.

Hacer desaparecer la inscripciуn bautismal es romper ese primer marco social y entrar en el juego marginal del travestismo prostibular. Lemebel define este momento como una "fuga de la identidad": Como nubes nacaradas de gestos, desprecios y sonrojos, el zoolуgico gay pareciera fugarse continuamente de la identidad.

No tener un sуlo nombre ni una geografнa precisa donde enmarcar su deseo, su pasiуn, su clandestina errancia por el calendario callejero donde se encuentran casualmente; donde saludan siempre inventando chapas y sobrenombres que relatan pequeсas crueldades, caricaturas zoomorfas y chistosas ocurrencias.

Fugarse del nombre propio implica asumirse como sujeto irreconocible dentro del sistema de cуdigos sociales y, en este sentido, exponerse al continuo rechazo de otros.

Recurre a la risa como componente esencial de su nueva vida. La agudeza del narrador de Loco Afбn estriba precisamente en relatar episodios terribles de sufrimiento con acotaciones cargadas de humor.

La risa hace parte del nuevo gesto que cumple mбs de un propуsito: hacerse pasar por la copia perfecta de un personaje famoso, atraer al objeto de su deseo y burlarse del voyeur, en este caso del lector, que no siempre entiende el juego. Para copiar la imagen ideal trazada para el proceso de trans formaciуn, el travesti "elige seudуnimos en el firmamento estelar del cine" El nombre, sin embargo, no se asume como una nueva marca de identidad definitiva.

Aunque el acto de re-nombrarse aparenta ser un juego simple, casi banal, lleva consigo la creaciуn de un espacio figurado donde el personaje ambulante vive su fantasнa. El nombre es una forma de establecer alianzas con las compaсeras e inclusive con los mismos clientes, es tambiйn una venda que cubre una herida incurable.

Ponerse un nombre diferente es tachar una historia cargada de episodios que no se quieren recordar: Una colecciуn de apodos que ocultan el rostro bautismal; esa marca indeleble del padre que lo sacramentу con su macha descendencia con ese Luis junior de por vida. Sin preguntar, sin entender, sin saber si ese Alberto, Arturo o Pedro le quedarнa bien al hijo mariposуn que debe cargar con esa prуstata de nombre hasta la tumba.

Por eso odia tanto ese lenguaje paterno, ese llamado, ese Luchito, ese Hernancito chico y minusvбlido que a los homosexuales sуlo les sirve para el desprecio y la burla. Al romper el orden simbуlico, sintiйndose libre de la imposiciуn social, el travesti genera una estйtica asociando el nombre con el ser ideal que intenta alcanzar. Ni siquiera en el momento ъltimo, cuando el personaje entra en el viaje de abandono del cuerpo, el "tatuaje paterno" 57 vuelve a aparecer.

La enfermedad es tambiйn una razуn para rebautizar: De esto nadie se escapa, menos las hermanas sidadas que tambiйn se catalogan en un listado paralelo, que requiere triple inventiva para mantener el antнdoto del humor, el eterno buen бnimo, la talla sobre la marcha que no permite al virus opacar su siempre viva sonrisa.

De esta forma, el fichaje del nombre no alcanza a tatuar el rostro moribundo, porque existen mil nombres para escamotear la piedad de la ficha clнnica.

El sobrenombre hace parte del proyecto de esculpir un cuerpo diferente. Se diseсa el nombre de acuerdo con los cambios que el personaje necesita para convertir el molde inicial en monumento estйticamente bello. El nombre actъa sobre las imperfecciones y los errores de la naturaleza, convirtiйndolos en atributos o por lo menos en motivo de risa: El apodo alivia el peso, subrayando de luminaria un defecto que mбs duele al tratar de esconderse. El apodo hace de ese lunar con pelos, una duna de felpa.

De esa jodida joroba, un Sбhara de odalisca. De esos ojos miopes, un sueсo de geisha En fin, para todo existe una metбfora que ridiculiza embelleciendo la falla, la hace propia, ъnica. El nombre en estos casos se enfoca en la falla pero la transforma. La idea es hacer notar la imperfecciуn, centrarse en ella, darle su lugar para luego colocarle una mбscara que la convierta en virtud.

Al renunciar a la legitimidad social que lleva consigo el nombre, el travesti estб ademбs subordinando lo masculino. Butler define este proceso de inventar un nombre como estrategia para cubrir una ausencia: "the name takes place of an absence, covers that absence, and reterritorializes that vacated position. In as much as the name emerges as a site of loss, substitution, and phantasmatic identification, it fails to stabilize identity" , El personaje recurre a un nuevo nombre para hacer desaparecer aquel nombre masculino vacнo de significado.

En la bъsqueda incesante por esculpir su deseo, se "fugarб" reiterativamente del nombre, haciendo de la substituciуn una marca de identidad inestable. La palabra en este caso no sуlo nombra sino que pone a circular un acto performativo. Sobre esta conexiуn entre el nombre y lo performativo, Judith Butler dice: " Borrar el nombre es interrumpir la relaciуn de filiaciуn.

Crear un nuevo nombre es afiliarse a un grupo situado fuera de los lнmites legales. El bautismo es el acto que inaugura el interminable juego de enmascaramiento y desenmascaramiento.

Al des bautizarse y anular la inscripciуn paterna, el travesti elige un nombre que lo hace parte de otra comunidad. El uso del apelativo femenino, en este caso, rompe el pacto social familiar y genera un pacto con la comunidad travesti. De hecho, al desaparecer el nombre "legнtimo", decide estar afuera de la ley social que reconoce a los individuos a partir de una imagen, un nombre, un nъmero y unas huellas digitales. Cuando tacha uno de estos elementos, el travesti se reconoce a sн mismo como parte de un grupo regido por cуdigos propios.

TOP250YN DATASHEET PDF

Visión nocturna

Todas lo amaban y todas eran sus amantes secretas. Y dijo que iba a matar veinte pavos para que las locas se hartaran y no salieran pelando. Los dos dijo desafiante la Chumilou; "El blanco para despedir el 72 que ha sido una fiesta para nosotros los maricones pobres. No te digo.

EO 13327 PDF

La noche de los visones (o la última fiesta de la Unidad Popular), un texto de Pedro Lemebel

.

Related Articles